Frente al espejo

Categoría: Arte y Humanidades
Fecha: 27/03/2011 11:59:21
Visitas: 871

Aplicaciones

Goodgame Big Farm

Administra tu propia granja

Goodgame Empire

Construye tu propio imperio

He pisado el mundo, el infierno y los límites no me han sido impuestos. Mi corazón es una llama que nunca se apaga. Tengo historias guardadas en un baúl añoso repleto de confesiones y circunstancias que ya han dejado de importarme. Sé de donde provengo. Desconozco para donde voy, para donde iré y si llegaré a buen puerto. He decidido lanzarme a la marea sin tomar precauciones ni reformular mis estrategias y vías de escape. Todo lo que suceda fluirá entre la intensidad, el miedo y el destino.

Mi vida ha sido más azarosa que cuchillos lanzados al aire. Contradictoria, difícil, llena de nudos imposibles de desatar y otros que el tiempo ha echado al olvido. Plena como mandarinas blandas de gajos perfectos y dulce como almíbar de miel con hojas de inocencia.

Mi alma; protegida. Mi cuerpo; todo entrega y resistencia. Situada frente al espejo, la existencia se torna irrelevante, porque el reflejo me nombra y aún no me escucho.

De tanto negarme he olvidado la razón de mi vida. Abandonada entre mis pensamientos y el arrepentimiento de haber vivido entre los extremos y delirios. Con la capacidad perdida entre los abedules de mi cordura someto mi estructura al desequilibrio constante de este mundo que me parece distante y soberbio.

Como una estrella eterna, alumbro, apago, enfrento dándole un tono especial a la noche. Dando la cara, ocultando lo que siento. Decretando con el lenguaje, traspasando la simpleza, mirando desde lejos, volviéndome presa del desengaño insulso y de aquellos momentos que atesoro sin recelo.

Soy feliz sin pedirle tanto al otro a pesar de desear más de lo que pido. En medio de la desdicha y la pasión que me rebalsa los ojos mi voz se encuentra con los otros y vuelvo a vibrar, aunque sepa a ciencia cierta que no me pertenezco. Esclava de mis afectos, condenada a callar, la cortada siempre ha sido la negación y el ocultamiento. Cuando estoy perdida, es mi esencia la que me enfrenta sin dobleces y no me ha dejado caer a pesar de estar malherida. He reconstruido lo que nadie arma, he creído en las bestias y en los desalmados .Quiero siempre sin respiro, con la extraña convicción de haber sido reconocida y amada. Mi vida se asoma entre las flores y los amaneceres que rebalsan ternura.

No me eximo de culpas, me he burlado cuando se han mofado, castigo con el olvido aparente cuando me han dañado. La desequilibrada voluntad de querer ser algo en medio de las ánimas me ha vuelto cada día más acorazada. La sensación de seguir estando duele sin pausas.

Por eso me abandono, para no morir en vida, para no dañar ni meditar al respecto. Siempre hay lágrimas que no dejarán de asomarse, sea cual sea el motivo, una causa perdida, un recuerdo triste. Tal vez un ala perdida en aquellos sueños de la infancia donde nadie era cruel y sólo un abrazo me bastaba. Sin pudor declaro: soy más humana de lo que aparento.







Comentarios / Consultas