ELLA Y YO

Categoría: Arte y Humanidades
Fecha: 02/01/2011 00:47:53
Visitas: 1846

Aplicaciones

Goodgame Big Farm

Administra tu propia granja

Goodgame Empire

Construye tu propio imperio

En el azul caudal de la sorpresa,

la incógnita me lleva a los ojos de frontera,

de ella que me espera.

En ella danza todo el trigo y la brisa,

el viento acomoda las mieses.

Ella me espera,

como burbuja sumergida en el mar de los amantes.

A la ribera, el lastre del alma pesa.

Como propiedad embargable abruma.

Como mochila cargada de cuchillos y plomos.

Como el ancla fondeada de un barco titánico.

En el atolón de los corales y las madréporas,

ella extiende el camastro del amor,

con las sábanas del éxtasis inflamadas.

Planta fantasías y mundanos placeres

al atornillado templo, y

cuando roza mi brazo fálico,

mi espíritu de hombre, se expande embriagado

en el cristal acuoso de las cataratas.

Su mirada habla en los labios.

¡ Hazme el amor, exclama ¡

Y mi oído es tan frágil y sumiso a su reclamo.

Al unísono.

Clamamos como guerrero y amazona del Peloponesio.

Sensación brutal de espiral in crescendo,

hasta la gota cúlmine, que rebasó el ápice

de la copa de los gemidos y el antro de los gritos íntimos.

Su pecho se hizo fuego, ardiendo como dos volcanes y

a la longitud de su región estirada,

entré con uñas, labios y epidermis, y

su fruto de corazón desparramado, se estiró largamente como la pantera.

Horadé su mapa de montes elevados y

el canal del río no pidió clemencia.

Me recibió como el asfalto a la lluvia y

como gaviota suicida me precipité a la marea, y

en su mundo vegetal diurno y de paraíso,

en arado sembré su surco con mi huella.

Al momento. Ella y yo. Fuimos uno.






Comentarios / Consultas
Palabras Clave:
poema amor