Gran Gatsby, resumen en castellano

Categoría: Arte y Humanidades
Fecha: 01/06/2013 09:33:48
Visitas: 350

Aplicaciones

Goodgame Big Farm

Administra tu propia granja

Goodgame Empire

Construye tu propio imperio

Después de mi experiencia en la guerra volví a mi pueblo, al que sentí como una pequeña mancha en el confín del mundo. Me decidí por instalarme en Nueva York, con ayuda económica de mis padres, y dedicarme a las finanzas. Alquilé una casa, junto a un compañero de trabajo que luego se mudaría a Washington, por lo que quedé solo, con un perro y una señora que hacía la limpieza.

La casa estaba rodeada por vecinos ricos y mansiones con parques. De un lado estaba Jay Gatsby, un magnate misterioso que acostumbraba dar glamorosas fiestas, con músicos, celebridades y autos lujosos. Del otro Daisy, mi prima, y su esposo, Tom Buchanan, un rico heredero.

Había conocido a Tom en la universidad y recuerdo que se destacaba por sus logros deportivos y por su forma de gastar dinero. Me enteré que ya casados habían vivido en Francia y se trasladaron de un lado al otro, donde sea que hubiera gente adinerada y partidos de polo.

Conociendo que estaba en la ciudad Daisy me invitó a cenar. Así pues salí de mi casa y me dirigí caminando a mis vecinos del lado. Al entrar en la casa pude ver lo lujosa que era. Era más linda que lo que podía pensarse desde afuera. En un sillón dos mujeres charlaban. Una de ellas me sonrió. Era mi prima, Daisy. Tenía una niña de dos años a la que no pude conocer ya que dormía. Me presentó a la mujer a su lado, Miss Baker.

La señorita Baker bostezó. Era delgada y se erguía con los hombros hacia atrás como un cadete. Me pareció que había visto su cara en alguna parte.

Nos trasladamos al porche donde estaba una mesa con velas y platos. Tom reflexionó sobre algunas ideas que tenía: "Si no hacemos algo pronto la raza blanca, creadora de todas las cosas modernas, será pisoteada por las otras razas".

La señorita Baker interrumpió los pensamientos de Tom. Estaba cansada y quería dormir.

"Jordan competirá en el torneo", explicó Daisy.

Entonces sí la recordé, Jordan Baker. La había visto en la foto en un diario en relación a algún escandalo.

La forma en que conocí a Gatsby es algo peculiar. Una tarde recibi la invitación a una de sus fiestas. Su chofer cruzó el jardín y me presentó una tarjeta. Creo que fui uno de los pocos en ser invitados. La gente iba sin invitación. Simplemente llegaba allí en autos. Así que cerrando la puerta de mi casa, crucé el jardin y me mezclé con un torbellino de gente que estaba por todas partes.

Después de preguntar a dos o tres invitados sobre Jay Gatsby y de que me miraran en forma extraña me dirigí a la mesa donde estaban los coctails. Una de las puertas se abrió y apareció Jordan Baker.

"Hola", le dije. Me dio la mano en forma más bien fría.

"Me imaginé que estarías aquí. Recuerdo que me dijiste que vivías al lado", me respondió.

Estábamos sentados a la mesa con un grupo desconocido de gente. Frente a mí un hombre de mi edad y una chica que se reía incontrolablemente ante cualquier comentario. En un momento de silencio de la música el hombre me dijo que le parecía conocido.

"¿Estuviste en la guerra?", me preguntó.

Coincidió en que ambos habíamos estado en Francia, en algunas villas y campos combatiendo.

"Nuestro huésped es algo extraño. Todavía no le ví la cara", le dije.

El hombre me miró extrañado.

"Yo soy Gatsby. Debo ser un huésped muy malo"

Me disculpé con él y el hombre me sonrió, con una de esas sonrisas que te dan confianza. Debía tener mi edad, quizás uno o dos años mayor. Hablaba con maneras cuidadas, y hasta me pareció algo ridículo.

Así fue que me invitó dos veces más a sus fiestas, me monté en su hidroplano y tomé algunos baños de sol en su playa privada.

Me contó que había heredado mucho dinero de su familia, que era solo y que había viajado por toda Europa, cazando, coleccionando rubíes y tratando de olvidar un acontecimiento muy triste.

También me dijo que había sido condecorado por su bravura en combate durante la primera guerra mundial.

Luego Jordan me contó que había conocido a Gatsby en 1917. Daisy Fay y Jordan vivian en al misma ciudad. Daisy era muy popular. En una ocasión caminando hacia casa encontró a Daisy sentada en un auto deportivo muy atenta a la conversación con un jóven a su lado. Cuando pasó cerca del auto Daisy la saludó y le preguntó si iría a la cruz roja a colaborar con el esfuerzo bélico. El joven sentado a su lado era Jay Gatsby.

Jordan continuó relatando que despues de esa ocasión no volvió a ver a Gatsby por varios años. Daisy estuvo muy mal hasta que conoció a Tom, se casaron y tuvieron una fiesta inolvidable para el pueblo.

Jordan comentó que Gatsby retornó a Nueva York, compró una casa frente a la de Daisy y esperaba verla en una de sus fiestas.

Gatsby quería saber si invitaría a Daisy a tomar el té a mi casa y dejar que el mismo Gatsby fuera hasta allí.

"¿Daisy también quiere verlo?", pregunté.

"Ella no debe saberlo", me contestó (hasta el capítulo 5)






Comentarios / Consultas