Es parte del amor...

Categoría: Tagu
Fecha: 14/02/2012 12:52:33
Visitas: 1630

Aplicaciones

Goodgame Big Farm

Administra tu propia granja

Goodgame Empire

Construye tu propio imperio


Ella tuvo la ultima palabra. Él entró al dormitorio para buscar sus cosas y cerró la puerta. Eso provocó en ella algo que no esperó sentir nunca. La invadió la tristeza, la desesperación. La angustia comprimía su garganta dejándola sin aire.

No pensaba con claridad. Sensaciones y sentimientos se apoderaron de ella. Ese amor, que tanto le había costado conseguir, también se esfumaba. Otra vez sola, en esa casa que ahora, ante la inminencia de su partida, le parecía enorme, kilométrica.

De ahora en más estaría sola, rodeada únicamente por sus cosas Cosas a las que ella les daba valor, mucho valor, demasiado. Sólo eran cosas inanimadas, sin presente ni pasado, sin memoria ni recuerdos. Eran solo eso, posesiones circunstanciales, sin vida ni emociones adquiridas por si, sin una vida vividas por sí mismas, sino por otros.

Sólo eso tenía en su vida, en sus manos. Su capital estaba compuesto por puñados y puñados de nada recolectados a lo largo de toda una vida.

"¿Qué nos pasó? O, mejor dicho, ¿qué me pasó?" , se dijo, en voz alta. Esa auto revelación la dejó pensando, la hizo meditar una y otra vez. "A mi me pasó. Él era todo en mi vida y lo estoy perdiendo. A menos que…" Sacudió la cabeza hacia ambos lados con violencia. "No", se dijo. "Es imposible."

Pero la idea la perseguía, no la iba a abandonar tan fácilmente. Su vida y la de él, en realidad, la de ambos, estaba en juego. Ella tenía la solución al alcance de su mano. "Pero no", se dijo. "Yo no soy de esas."

Todo era tan simple y tan complejo. La solución estaba ahí, al alcance de su mano. ¿Por que no podía hacerlo?. Un simple acto marcaba la diferencia entre el amor y la soledad, la redención y la condena. Debía arriesgarse y cruzar esa línea delgada y frágil.

"No", se dijo. "No lo hice nunca, además ya es demasiado tarde." Sus pensamientos no eran tan claros, tan firmes como sus afirmaciones. Él se estaba yendo para siempre de su vida. Él no era como los demás, él le importaba, a él lo amaba.

"¿Es tarde?" se preguntó, dubitativa. No se animó a hacerse la reveladora pregunta en voz alta, y tampoco en silencio. Porque conocía de sobra la respuesta. Pero tenía que convencer a su orgullo. Él no era tan flexible como se había tornado ella. Su orgullo era implacable, impiadoso, demoledor.

Él la había llevado hasta allí, un puerto seguro, un lugar donde él estaba a salvo y permanecía indemne, de pie, inmaculado. Un lugar al que constituyó en su reino, donde era preservado y el único privilegiado. Un lugar donde no había sitio para nada más, ni siquiera para el amor.

Cerró los ojos y por un momento se imaginó la vida de ahora en más. El precio era alto, y esta vez no estaba dispuesta a pagarlo. Esta vez, a diferencia de las otras, se dejó guiar por su impulso: tomó valor, abrió la puerta y por primera vez le pidió perdón.

Y esa fue la primera vez de tantas, la más dulce y la más amarga al mismo tiempo. Después de todo, eso también es parte del amor…






Comentarios / Consultas