RENUNCIO A MI HERENCIA

Fecha: 25/11/2010 09:56:42
Visitas: 3185

Aplicaciones

Goodgame Big Farm

Administra tu propia granja

Goodgame Empire

Construye tu propio imperio

Quién no soñó alguna vez en tener un tío súper rico que al morir nos dejara una herencia. Pero una herencia wau!. De esas que, ya que soñamos soñemos en grande, te queda una casa y una cantidad de plata tal, que ya no necesitás trabajar nunca más.

Supongamos que este sueño se hace realidad.

Yo, Ida, soy heredera de un tío que vive en la ciudad donde nació mi padre, Estocolmo. Y como mi padre, esto es verdad, no tiene una relación fluida con los parientes que quedaron allá, no nos enteramos que este "tío" tan rico, falleció. Y mucho menos que entre sus herederos están Ida Sky y su padre que viven en Argentina. Es decir, a menos que seamos informados, no sabremos de esa herencia.

La Biblia habla de que nosotros somos herederos de Dios y coherederos de Cristo:

  • Nos amó (Amor para los que no se sienten amados)
  • Nos redimió (Libertad para los que están atados a…)
  • Nos adoptó (Adopción para los que se sienten desprotegidos)

A través de su PALABRA Dios nos está diciendo que tenemos una herencia: DIOS mismo (la recibo con todo mi amor Señor). No dejemos de informar a quienes lo necesitan, que a ellos también les corresponde esta herencia.

Pero hay otra herencia, la herencia mala, la herencia fea. La que heredamos de nuestros mayores: padres, tíos, abuelos, vecinos.

Porque tal vez por alguno de ellos fuimos abusados, despreciados, lastimados, golpeados, asustados, maltratados, ofrecidos como ofrenda a algún espíritu maligno. Y esa herencia que nos ha dejado solamente amargura, resentimiento y dolor, que nos marcó para "toda la vida", (los años no curan, Dios sí) no la queremos. Es a esa herencia a la que debemos renunciar.

Y así como en la herencia anterior alguien nos debe avisar cómo y cuándo cobrarla, en ésta, quizá alguien tenga que ayudarme cómo deshacerme de ella. Permitime que lo haga.






Comentarios / Consultas