Solamente ella y él

Categoría: Tagu
Fecha: 16/11/2011 12:15:15
Visitas: 6896

Aplicaciones

Goodgame Big Farm

Administra tu propia granja

Goodgame Empire

Construye tu propio imperio


Él la adoraba, la veneraba. Nunca había sentido ese estado de plenitud. Nunca se había sentido tan completo, tan dichoso, tan feliz. Cuando la conoció, su vida dio un giro. Ella fue lo mejor que le pasó en la vida. El de él era un amor real, puro, incondicional.

Tuvo que pasar muchos sinsabores y desencantos para llegar hasta allí, pero sin lugar a dudas había valido la pena. Tenía la plena seguridad que ella era la persona que el destino le tenía asignada. Su compañera en esta vida, su amada.

Él era muy protector. Todas las mañanas se levantaba muy temprano, iba a buscarla a su casa y la acompañaba a su trabajo. Por las tardes salía de su trabajo y corría a su encuentro. A él no le importaban las bromas que le hacían sus amigos al respecto. Lo único que le importaba era protegerla y compartir todo el tiempo que pudiera. Disfrutando de cada instante.

Había pasado más de un año desde aquella primera salida. La relación había alcanzado un nivel inmejorable, estaba fuerte, consolidada. Ellos habían crecido como pareja. Era necesario que pasaran al próximo nivel. Algo de seriedad y compromiso no les vendría nada mal, al contrario, los fortalecería. Se irían a vivir juntos, la decisión estaba tomada.

Entonces comenzaron la búsqueda, necesitaban un lugar que estuviera cerca, o al menos no tan trasmano de sus respectivos lugares de trabajo. No quería perder horas y horas viajando, querían ahorrar todo el tiempo posible para estar juntos, disfrutando uno del otro.

El que busca encuentra, y ellos encontraron, no tan pronto como lo esperaban, pero encontraron lo que buscaban. Eso y el hecho de estar juntos, de compartir su existencia, de no estar pendientes de horarios ni de tiempos ajenos, potenció su felicidad.

El tiempo transcurrió entre dicha y alegría. Un buen y feliz día el sorprendió a familiares, amigos y conocidos con la buena noticia. Ella estaba embarazada, su amor seguía avanzando, prosperando y dando literalmente frutos. Alquilarían un salón, y darían una gran fiesta de compromiso, se presentarían en sociedad ante familiares y amigos. Luego, para estar a tono con la seriedad que requería su estado de futuros padres, se casarían. Era lo que él siempre había querido.

Finalmente llegó el gran día, el día del compromiso tan ansiado. El día en que oficializarían su amor ante familiares y amigos. El día en el que asumirían el compromiso de casarse ante la ley y ante los ojos de Dios. El día más feliz de su vida, ese día tantas veces soñado, tantas veces imaginado y anhelado.

Todos los familiares, amigos, compañeros de trabajo y algunos vecinos de él estaban presentes, expectantes, felices por su felicidad. A todos les llamó la atención que no hubiera nadie por parte de la novia. Aunque esas cosas pasan, la familia podía no estar de acuerdo. ¿Pero que pasaba con sus amigos? Tampoco estarían de acuerdo con la relación, o tal vez sentían celos de su felicidad. Lo más terrible, y lo que quizás algunos secretamente sospechaban, fue que la novia tampoco se hizo presente.

Todos trataban de calmarlo, aunque estaban preocupados, no sabían, ni tenían la seguridad de que le había pasado. Lo llamativo era que ni ella ni su gente se habían hecho presentes. Los más suspicaces sostenían la teoría que esto era algo que ella había planeado. Estaba clarísimo, no se podía deber a un contratiempo ni a un accidente.

Todo era por demás confuso. Antes de comenzar con las acusaciones mentales hacia "la novia", querían tratar de comprender el porque esa de esa reacción, el porque de la crueldad, el porque de la humillación. Porque plantarlo delante de todos sus seres queridos. Porque no decirle que no se iba a presentar. Porque no evitarle esa vergüenza, si alguna vez lo había querido tanto.

Él no podía creerlo, estaba desolado, aniquilado. No se explicaba el porque de la reacción de ella. Estaba sorprendido, en un shock del que no podía salir. Eso era una pesadilla, no podía ser cierto, no debía ser cierto.

Después del frustrado festejo, su mejor amigo lo acompañó a su casa, el lo invitó a subir. Era la primera vez que su amigo entraba en la casa. Allí no había rastros de ella. En ese lugar que fuera testigo de su amor, no habían quedado pruebas de su existencia. Parecía como si ella nunca hubiera vivido allí.

Viendo el estado en el que él se encontraba, su amigo le dijo que quería hablar con ella, que por favor le diera la dirección de su trabajo. Tal vez así ella reflexionaría, o podrían resolver lo que ocasionó su conducta. Al principio el se resistió un poco, pero luego le dio la dirección. Tenía la esperanza que su amigo solucionaría este, el peor problema que había tenido en su vida.

Al día siguiente, el amigo de él fue a verla, quería saber que la había llevado a tomar esa decisión tan terminante. Preguntó por ella, se presentó y comenzó a hablarle serenamente. Mientras el amigo de él hablaba, ella lo miraba con una mezcla de asombro e incredulidad. Cuando él terminó de hablar, ella le preguntó si era una broma.

Esto enfureció al amigo de él, que mala persona, pensó, como podía tomar esa actitud, como osaba tomarle el pelo de esa manera. Pero a medida que ella le daba su versión, la piedad y la conmiseración por su amigo lo invadían.

Ella le contó que estaba casada desde hacía dos años, que estaba esperando su primer hijo. Cuando el amigo le mostró la foto de él ella lo recordó. El había entrado una vez al negocio en el que ella trabajaba. A partir de ese momento, el comenzó a seguirla, no le perdía pisada.

Todas las mañanas la esperaba en la esquina de su casa, viajaban en el mismo colectivo, y por la tarde la esperaba a la salida del trabajo. Él nunca le dijo nada. En un principio pensó en denunciarlo a la policía, pero ¿qué iba a decirles? Él nunca tuvo una actitud amenazante, ni le faltó el respeto.

Ella pensó mucho en que hacer para evitar esa situación, entonces sin decir el porque, le pidió a quien ahora es su marido, que la acompañara a su trabajo y la fuera a buscar. Esto no lo detuvo, él continuó siguiéndola hasta ayer.

El amigo de él pudo comprobar que la vida de ella era tal cual él la había relatado. Lo único que era inexacto o que no encuadraba en la vida de ella era él mismo. Quien sólo era el amado protagonista en su imaginación.






Comentarios / Consultas
ksea dijo:
2011-11-21 03:47:34 hs
cuenta atras 10-9-8-7-6-5-4-3-2-1.............y di. brujos y brujitas ayudarme ,que ...no deje de pensar en mi.por medio de esta oracion que yo ...sea la unica persona en su pensamiento.que se duerma pensando y acordandose de mi/que me llame hoy y me pida deseperadamente que este con el para siempre.tener mucha fe.y vera lo que ocurre al publicarlo