El Padre de nuestra Patria

Categoría: Tagu
Fecha: 17/08/2011 09:13:24
Visitas: 1755

Aplicaciones

Goodgame Big Farm

Administra tu propia granja

Goodgame Empire

Construye tu propio imperio

Hoy conmemoramos la muerte de uno de los más grandes hombres de nuestra historia, Don José Francisco de San Martín. Extraña y melancólica cultura la nuestra, se conmemoran las muertes y no se celebra el día en que ese extraordinario ser llegó a este mundo para cumplir su cometido. Esta sería una suerte de biografía no autorizada del Santo de la Espada. A mi manera, obviamente. Nació en Yapeyú, cuando tenía 7 años su familia se trasladó a España. Comenzó su carrera militar sirviendo al ejército Español, pero no dudó en dejarlo todo y volver a su Patria cuando esta lo necesitó. Al principio todos los miraban con recelo, de soslayo, diciendo: "Mmm. este gallego me da mala espina, ¿no será un doble agente? Pero inmediatamente se dieron cuenta que sus sospechas eran infundadas. Su sueño era que su Patria fuera libre y soberana. El primer paso era liberar a Chile y a Perú de los Godos (así llamaba a los Españoles). Pero para eso tenía que cruzar los Andes. El proyecto les pareció a todos por demás descabellado, y nadie le ponía muchas fichas. Tengamos en cuenta que en esa época San Martín no era quien es hoy San Martín. Tampoco se habían inventado las latas, ni el tetra-brik, ni la ropa impermeable, ni botas de nieve, ni el nylon, ni los aviones, ni el GPS, sin mencionar las comunicaciones ni a ENTEL teníamos, entonces ¿cómo llevar a cabo tamaña empresa y sobrevivir en el intento? Supongo que con coraje, valor, determinación y fe en los elementos. En ese momento San Martín no era un prócer modelado en bronce, sino un humano con sueños de libertad, con una meta y mucho valor, pero seguramente con incertidumbres, defectos, debilidades y flaquezas. En definitiva, como cualquiera de nosotros. Y finalmente lo logró, cruzó los Andes y cumplió su sueño de liberar a su Patria. A cambio de ello obtuvo una denuncia por conspirador que lo obligó a exiliarse fuera del país, el mismo país por el que tanto hizo y tanto amó. El no garabateó su página de la historia con un marcador fabricado en China y con poca tinta, sino que fue uno de los hombres que escribió nuestra historia con gloria, honor, con letra pulcra y clara. Un verdadero ejemplo a seguir. Sus restos descansan a un costado de la Catedral de Buenos Aires, no en su interior por que era Masón y ello implica la excomunión y que su cuerpo no pueda descansar en sitios consagrados. En fin, tontos detalles e injustas peculiaridades de las que somos capaces. Lo importante es que grande fue cuando el sol lo alumbraba y más grande a la puesta de él.

Himno al General San Martín

Yerga el Ande su cumbre más alta,

dé la mar el metal de su voz

y entre cielos y nieves eternas

se alza el trono del Libertador

Suenen claras trompetas de gloria

y levanten un himno triunfal,

que la luz de la historia agiganta

la figura del Gran Capitán.

De las tierras del Plata a Mendoza,

de Santiago a la Lima gentil

fue sembrando en la ruta laureles

a su paso triunfal, San Martín.

San Martín, el señor de la guerra,

por secreto designio de Dios,

grande fue cuando el sol lo alumbraba

y más grande en la puesta del sol.

¡Padre augusto del pueblo argentino,

héroe magno de la libertad!

A tu sombra la patria se agranda en virtud,

en trabajo y en paz.

¡San Martín!

¡San Martín!

Que tu nombre honra y prez

de los pueblos del sur

aseguren por siempre los rumbos

de la patria que alumbra tu luz.

(Música: Arturo Luzzatti - Letra: Segundo M. Argarañáz)

Besoo.






Comentarios / Consultas