Joel y el dinosaurio

Fecha: 10/01/2013 17:01:07
Visitas: 1121

Aplicaciones

Goodgame Big Farm

Administra tu propia granja

Goodgame Empire

Construye tu propio imperio

JOEL Y EL DINOSAURIO.

Hace millones de años, en un pueblo muy humilde; rodeado de árboles frutales, hermosas flores, lagos azules llenos de peces, patos y cisnes, vivía una familia, que tenía un hijo, su nombre era Joel y le gustaba mucho la naturaleza y los animales; Su padre lo había enseñado desde muy pequeño a salir al campo todas las mañanas.

Un mañana Joel salió como de costumbre a pescar, recoger las frutas de los árboles y las flores para llevar a casa. De pronto le llamo la atención un gran huevo que se encontraba entre las flores y el lago, Nunca había visto algo tan grande y espectacular, se arrimo con mucho cuidado y empezó a sobarlo, era como un huevo de gallina gigante, solo pensaba. ¿De dónde habrá salido?

Joel no sabía qué hacer, regreso a su casa muy contento a llevar el remolque para transportar el huevo, solo pensaba ¡Que comida tan deliciosa nos vamos a dar¡ Al verlo llegar su padres tan temprano, le dijeron: ¿Qué haces aquí hijo?, y Joel les contesto: Padre acabo de encontrar entre las flores y el lago un huevo gigante de gallina, la madre aterrada le dice: ¿cómo así? , y él le dice, madre voy a llevar la carreta para traerlo a casa y hacemos una gran cena e invitaremos a todo el pueblo.

Se fue feliz a recoger su huevo pero ¡oh sorpresa!, al llegar se encontró con solo las cascaras de el huevo, muy triste y desconsolado se sentó al lado de las cascaras, cuando de pronto oyó un gran ruido, muy asustado, corrió hacia a el lago, vio que en el muelle había un animal muy grande sentado, se arrimo con mucho cuidado, muy asombrado miraba y pensaba que era un sueño , solo esa clase de animales los había visto en libros. Era hermoso sus colores fuertes y su cara tierna, su cola larga y sus grandes patas, se arrimo con mucho cuidado y se quedo mirándolo,, el dinosaurio se asusto, pero después se abalanzo sobre Joel, que se sorprendió , quedándose paralizado, pero el dinosaurito solo lo abrazo.

Ahora era un problema muy grande, que aria con él?, donde lo llevaría,? será que si lo aceptaran en casa,?, caminaba hacia su casa y el dinosaurio lo perseguía, pero el pensaba mi padre lo aceptara?. Decidió llevarlo a casa el sabia que su padre lo comprendería.

Sus padres estaban organizando la cena, ya habían llegado los invitados, solo faltaba el famoso huevo gigante.

Al ver llegar a Joel solo todos se asustaron; Pero Joel con mucha alegría les dijo: Padres y amigos tengo una historia que contarles escuchen:

Hace millones de años, Antes de que existiéramos, el continente Africano estuvo habitado por una amplia variedad de dinosaurios de todos los tamaños y formas, habían muchas clases de ellos , algunos volaban , según la historia eran peligros , entre ellos había uno que su nombre era el BRACHIOSAURUS, era muy grande y de hermosos colores, era el dinosaurio más pesado que ha vivido en la tierra, sus largas patas y su cuello como el de la jirafa le permita llegar hasta las copas de los arboles; Pero todos desaparecieron de la tierra y jamás de volvió hablar de ellos.

Todos escuchaban con atención, sobre todo los niños, que les encantan los dinosaurios y hacían preguntas que Joel les contestaba.

El padre ya desesperando esperando el famoso huevo; pregunto a su hijo: ¿Dónde está el huevo, todos esperábamos cocinarlo?, ¿Por qué nos cuentas esta historia? Joel tenía que manejar la situación, todos esperaban la respuesta y tenía que ser muy clara.

Bueno no se desesperen, padre ¿te acuerdas que fui a recoger el huevo en la carreta? , su padre contesto moviendo la cabeza, pues cuando regrese a recoger el huevo ya no quedaban si no las cascaras, yo muy triste me senté al lado de ellas, cuando oí un ruido me dirigí al lago y allí se encontraba sentado un pequeño Dinosaurio, de hermosos colores; me senté a su lado, él me miro, con tanta ternura, y se abalanzo a mi abrazándome, que me lo traje a casa,! pobre!, no tiene a nadie más, tu sabes que ellos ya no existen y el que dejo el huevo allí quien sabe dónde está.

Joel se dirijo a la entrada y trajo al dinosaurito, Todos miraban asombrados; de pronto uno de los niños, Julián que era travieso, se abalanzo sobre el animalito que muy asustado se escondió detrás de Joel, todos soltaron la risa al ver la ternurita de el Dinosaurio.

El padre de Joel estaba muy contento. ¿Ahora qué comeremos?, se preguntaban todos, pero Joel los tranquilizo diciéndoles: Aquí les traje pescado fresco y frutas, aremos una gran cena y lo compartiremos con nuestro nuevo hermano.

Todos cenaron, bailaron, los niños compartieron con el dinosaurito, jugaron hasta quedarse exhaustos.

Llego en nuevo día, ahora Joel tenia con quien compartir sus cosas, incluyendo las idas al campo a coger las fruta, flores y a pescar. Y averiguaría como llego ese huevo allí. Pero

Ahora ¿Qué nombre le pondremos?, debía decidirlo lo más pronto, así que lo más fácil era" BRACHIOSAURUS," su nombre original, pero más corto "BRACHIS."

El padre de Joel que era carpintero, decidió hacerle una camita donde el dinosaurito quedara muy cómodo, busco la madera, y le hizo un cuarto con todos los muebles y juguetes para que el animalito se sintiera feliz.

Pasaba los días y BRACHIS se sentía en su casa, todas las tardes los

Niños pasaban a jugar con él, como tenía su cuello de jirafa, todos se subían en él, para que los paseara por el pueblo, y en las mañanas iba con Joel a recoger frutas, flores y a pescar, porque le encantaba comer pescado frito.

Brachis era muy feliz y cada día crecía más y más, ya había crecido tanto que alcanzaba las frutas estirando su cuello, lo mismo cuando iban a pescar, se estiraba tanto que alcanzaba los peces al fondo del lago.

Una mañana que salieron como de costumbre al campo, Joel iba cantando y Brachis bailaba de la felicidad, reían a carcajadas,

Recogieron las flores y muchas frutas, ya se dirigían al lago a coger peces para el almuerzo; cuando de pronto aparecieron unos hombres vestidos de cazadores armados y gritando ¡ por aquí están, ellos siempre a esta hora vienen a pescar!. Llevaba unos cuantos animalitos que habían matado. Joel nunca los había visto en el pueblo, corrieron a esconderse en la cueva hecha por ellos para descansar después de recoger las frutas y las flores, desde allí escuchaban lo que ellos decían (vamos a cazar ese dinosaurio, nos darán mucho dinero por él, debe estar por aquí, todos los días vienen los dos, eso va a ser muy fácil ya que el muchacho no puede hacer nada).l Muy asustados se quedaron todo el día allí. Esperando que los cazadores se alejaran, se quedaron dormidos, Joel empezó a soñar que se encontraba en una selva húmeda llena de muchos dinosaurios de todos los tamaños, unos volaban sobre su cabeza, y otro se arrimaban a él muy amigablemente, uno de ellos era igual a Brachis , pero muy grande se veía que tenía muchos años; Brachis se arrimo ese dinosaurio lo llamo Mama y me señalaba como diciendo el me ha cuidado.

El dinosaurio se alejo cogido de la mano de Brachis y yo gritaba, no me abandones Brachis seremos amigos hasta la muerte, el me miro , se despidió de mi muy feliz, yo lloraba y corría detrás ; Joel despertó sudando , vio a Brachis profundo, se lleno de alegría lo abrazo con mucha fuerza y le dijo: Nunca me dejes.

Ya era muy tarde sus padres deberían estar muy asustados pues los esperaban a la hora del almuerzo, de pronto oyeron una voz muy conocida que decía ¡Joel, Brachis, donde están!; salieron hacia donde venia la voz y se dieron cuenta que era su padres preocupado por ellos, contaron lo que haba pasado y el padre muy preocupado le dijo: Tienen que cuidarse ya que hace algunos días llegaron al pueblo muchas personas a ver a Brachis, pero la verdad es que no sabía que eran cazadores con ganas de llevarse a nuestro Brachis.

Después de ese día cuidaba mucho a Brachis de aquellos cazadores que ya desde esa época venían al pueblo tratando de cazarlo sin lograr ningún resultado, ya que todo el pueblo amaba a al dinosaurito no permitirían que le hicieran daño.

Ya brachis alcanzaba una gran altura, el padre de Joel le toco hacerle nuevamente un cuarto muy grande y una cama gigante para que se sintiera cómodo.

Preocupados decidieron buscar los padres de Brachis nuevamente, y llevarlo donde el sintiera que era su habitad; pero se cansaron de caminar, nunca encontraron el sitio de los Dinosaurios. Ya no existía, y volvieron a preguntarse

¿Como hizo Brachis para estar al pie del lago?, ¿ cómo

Quedo ese huevo tanto tiempo allí?, pero no tenían respuesta, y regresaban nuevamente a su casa. Así durante muchos meses y no lograron saber nada.

Pasaron los años Joel ya era un hombre, había pasado su niñez al lado de Brachis, había sido su mejor amigo, su hermano y compañero; ahora como aria para ir se a la universidad, con quien dejaría a su gran amigo, quien lo cuidaría, con esa tamaño no cabria en ningún sitio; Pero sabía que le iba hacer mucha falta. Decidió hablar con sus padres con los niños del pueblo que ya estaban acostumbrados a ir todas las tardes a casa de Brachis a jugar con él, para que lo cuidaran durante su partida, así quedaron todos muy contentos porque ahora compartirían más tiempo con el dinosaurio.

Joel quería estudiar Veterinaria, ya que era la carrera que más le gustaba, soñaba con tener su negocio propio en el pueblo, y así compartir más con los animales.

Pasaban los meses y Joel extrañaba mucho a su amigo, pero sabía que tenía que estudiar, cada que podía regresaba al pueblo y pasaba unos días con Brachis y se regresaba a estudiar.

Pasaron los años y Joel regreso a casa hecho un profesional, no veía la hora de encontrarse con Brachis, Llego a su casa y allí estaba él al lado de sus padres y todos los amigos del pueblo esperando emocionados su regreso, le tenían una gran festejo, Brachis cargo a Joel y prometieron nunca más separase.

Pasaban los años y siempre estaban juntos, brachis hacia todo el trabajo de cuidar los animales en la guardería, ayudaba con las vacunas y atender la veterinaria. Joel se enamoro de una bella chica, que había sido compañera de la Universidad y se había ha ido a vivir al pueblo con su familia.

Después de varios años Joel se caso con Mariana y quería muchísimo a Brachis, por que la divertía contándole todas las historias que habían vivido con Joel

Mariana, Joel y Brachis, salian todos los fines de semana a pescar , recoger frutos y flores, para recordar los viejos tiempos y se divertían mucho.

Una mañana Mariana se levanto muy enferma y Joel muy preocupado llamo a brachis para consiguiera el médico del pueblo, cuando el médico la vio m les dijo:

No se alarmen ella está bien es solo espera un bebe y por eso tiene maluqueras.

Joel y Brachis estaban felices no podían creer que ya venía en camino otra personita.

Pasaron los meses y Mariana engordaba, Joel trabajaba mucho para organizar su hogar y Brachis le colaboraba.

Cuando llego el momento del nacimiento del bebe, todos estaban felices en especial Brachis, sabía que vendría un niño para jugar con él. De pronto entro el médico y les dijo:

Ya nació es un hermoso bebe y una hermosa nena. Joel no lo podía creer, eran dos, ahora le tocaría trabajar más duro que ante.

Brachis se sentía feliz ahora eran dos los que tendría a su lado, para compartir la vida, ya no volvería e estar solo, tendría a quien llevar al campo a recoger frutos y flores.

Bautizaron a los bebes, al niño lo llamaron Moisés, y a la niña Brenda ya que dejaron que Brachis escogiera el nombre de la niña, quería que el nombre empezara con la letra de él.

Los niños crecían y todas las mañanas iban con Brachis a el campo a coger frutas y flores y Brachis les contaba la historia a los niños que se ponían contentísimos, les enseño a nadar y a pescar.

Brachis se sentía un poco enfermo y ese da no salió al campo con los niños

Ni quiso trabajar en la veterinaria que era lo que más le gustaba, Joel y Mariana estaban muy preocupados por el, no podían saber que le ocurría y el solo pedía que lo dejaran descansar.

Pasaban los días y Brachis no se levantaba y cada día se veía más enfermo, Joel lo reviso y se dio cuenta que ya no podía hacer nada por él, Mariana lloraba muchísimo y los niños también, pero Joel les decía:

No lloren el ya está cansado y debe partir, hagámoslo feliz sus últimos días, y así fue, se dedicaron a hacer feliz al dinosaurio y una mañana murió.

Todo el pueblito acompaño a Joel, Mariana y sus hijos al entierro de Brachis, llevaron músicos y todos los niños cantaban con lágrimas en los ojos y los adultos levaban pañuelos blancos, era el entierro más hermoso visto en esa época.

Pasaron los años y Moisés y Brenda crecieron y no dejaban de ir todas las mañanas a recoger frutos, flores y a pescar y siempre recordando a Brachis.

En el pueblo fue la leyenda que siempre contaban a sus hijos y llegaban muchísimos turistas a visitar la tumba de Brachis, donde hicieron una gran estatua de él, donde todos se tomaban bellas fotos.

Por más que pasaba el tiempo Brachis seguía en el corazón de todos sus habitantes. Ya que al llegar los turistas todos los niños contaban su historia y no podían dejar que rodara una lagrima por sus mejillas,






Comentarios / Consultas
Palabras Clave:
joel y el dinosaurio