ESTETICA DE LA FOTOGRAFIA

Fecha: 29/04/2011 12:51:51
Visitas: 1588

Aplicaciones

Goodgame Big Farm

Administra tu propia granja

Goodgame Empire

Construye tu propio imperio

En el mismo año en que nacía la fotografía, 1839, escribía Feuerbach: "Todo sistema no reconocido y asimilado como simple medio, limita y corrompe el espíritu, puesto que reemplaza el pensar inmediato, original y material por el pensar mediato y formal". (Apuntes para la crítica de Hegel). Es el principio de la crítica de la filosofía sistemática que, en el interior del proyecto de una "superación" de la filosofía, culminará en la crítica de la ideología. En esos términos certificaba Engels en 1886, como el fin de una ilusión, la muerte de la filosofía sistemática: "El sistema es, cabalmente, lo efímero en todos los filósofos, y lo es precisamente porque brota de una necesidad imperecedera del espíritu humano: la necesidad de superar todas las contradicciones. Pero superadas todas las contradicciones de una vez y para siempre, hemos llegado a la llamada verdad absoluta, la historia del mundo se ha terminado, y sin embargo tiene que seguir existiendo, aunque ya no tenga nada que hacer, lo que representa, como se ve, una nueva e insoluble contradicción" (L. Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana, 1886). Más aún, transcurrido el "momento de realización" de la filosofía, y con él la posibilidad de su superación, la crítica de la idea de sistema se eleva a condición de posibilidad de la filosofía, de su interés: "El sistema, la forma de exposición de una totalidad fuera de la cual ya no hay nada, absolutiza el pensamiento frente a todos sus contenidos y volatiliza el contenido en pensamientos: es idealista antes de argumentar en favor del idealismo". (Adorno, 1966). Cualquier intento filosófico, aún cuando sea tan limitado como el que preside este proyecto, debería, en consecuencia, preguntarse "si y cómo es posible" después de la caída de la filosofía hegeliana. Tanto más cuanto que, en el ámbito que nos ocupa, el de la estética y la teoría del arte, la contradicción sentida ya por Hegel entre historia y sistema se resuelve en una disolución del arte, en el anuncio de una época después del arte. Pero, ¿no ha sido más cierto lo inverso, esto es, la disolución de la estética, contra la pretensión misma de Hegel sobre la necesidad perentoria de la ciencia del arte? Frente al fenómeno de la innegable desartistización del arte (Entkunstung der Kunst), esto es, su negatividad como su subsunción en la mercancía, ¿no es igualmente innegable la disolución de la estética? Un efecto que podría haber sido deducido desde el propio Hegel :"Mientras la sociedad no se interrogaba sobre la existencia y el cometido de las obras de arte y había una especie de consensus entre la autoconsciencia social y el lugar sociológico del arte, no se hicieron preguntas sobre el sentido de sus obras: se lo presuponía, era algo natural. La reflexión filosófica empezó a usar sus categorías cuando el arte, como dice Hegel, dejó de ser sustancial, de ser inmediatamente evidente y sin problemas". ¿Liquidación del arte y de la estética o falsa superación? En todo caso los desechos de la historia son los materiales de la historia. Pues la filosofía ha aprendido entretanto a renovar su interés -y en esa renovación el modelo del arte ha desempeñado un papel fundamental-, y el arte ha reaccionado con astucia innegablemente dialéctica. Se puede resumir esta, cum grano salis, dialéctica de la razón artística. Para lo primero: "La situación histórica hace que la filosofía tenga su verdadero interés allí precisamente donde Hegel, de acuerdo con la tradición, proclamó su indiferencia en lo carente de concepto, en lo particular y especial, eso que desde Platón fue despachado como perecedero y sin importancia, para serle colgada al fin por Hegel la etiqueta de existencia corrompida. El tema de la filosofía serían las cualidades que ella misma degradó como contingentes a una quantité négligeable. Lo urgente para el concepto es aquello a lo que no llega, lo que el mecanismo de su abstracción elimina, lo que no es de antemano un caso de concepto." (Adorno, 1966). Para lo segundo, "No sólo modificando concretamente sus usos y procedimientos, sino teniendo que arrastrar su concepto mismo como quien arrastra una cadena: la cadena de que sigue siendo arte. En el arte inferior, el de entretenimiento de otro tiempo, que hoy está dominado por la industria de la cultura, y ha sido cualitativamente modificado por ella con vistas a su integración social, se puede ver de la forma más clara lo dicho anteriormente". (Adorno, 1970). ¿Quiere esto decir que para que la estética recupere su objeto haya de entregarse a lo empírico. Sí, si lo empírico es señalado con un índice: lo patológico, y aquí, en el ámbito de la filosofía del arte, eso tiene un nombre: "fotografía". Debería esto bastar no sólo para salvar la posibilidad de una estética de la fotografía (entiéndase el genitivo no sólo en sentido objetivo) sino para afirmar su carácter necesario. Pero no debemos engañarnos acerca del lugar en el que lo empírico de la filosofía se constituye, o dicho de otro modo, el modo en el que el factum se constituye como verdadero. Baste un ejemplo como guía. No debería sorprendernos el hecho de que Kant se vea obligado en el centro de su sistema, aún sin saberlo, como el genio que el define, a definir el arte como fotografía, pues: "Las aberraciones de los sistemas, desde la glándula pineal cartesiana y los axiomas y definiciones de Spinoza -en los cuales ya había sido bombeado todo el racionalismo que luego Spinoza extrae directamente de ellos-, anuncian con su falsedad la falsedad y desvarío del mismo sistema" (Adorno, 1966). Y así lo patológico del arte, que Hegel repudiaba como contenido del arte en lo romántico, elevado a categoría formal con la fotografía, protohistoria de lo que ha venido en llamarse medios de comunicación de masas, llega a ser lo empírico de la estética, en el intento de aproximar la estética a un arte cuya verdad sólo puede desarrollarse en el interior de aquella, el lugar del que pueden derivarse los principios, pues lo patológico es el movimiento de la estructura: el origen como protón pséudós.

LUGAR DE DONDE PROVIENE LA INFORMACION: http://fanfrio.eresmas.net/estfot.htm.






Comentarios / Consultas