LAS PRE - OCUPACIONES DE LA VIDA COTIDIANA.

Fecha: 08/09/2012 13:51:55
Visitas: 1496

Aplicaciones

Goodgame Big Farm

Administra tu propia granja

Goodgame Empire

Construye tu propio imperio

LAS PRE-OCUPACIONES DE LA VIDA COTIDIANA.

"¡Yo me meto en problemas a cada momento!, ¡No puedo dejar de pensar en las cosas que tengo por hacer!, ¡Vivo preocupándome por todo!, ¡Ya no sé qué hacer!"

Estas expresiones de incertidumbre, agobio y angustia son comunes en las victimas de la ansiedad. Desesperados y con los nervios crispados confiesan ser esclavos de pensamientos y temores persistentes e invasivos que atormentan al extremo de quitar el apetito, el sueño y convertirse en pesadillas de nunca acabar.

Cuando se investigan las causas de estas obsesiones y otros trastornos emocionales, se descubre que son resultado de una multitud de pequeños incidentes, de malestares e inquietud, que han minado las fuerzas psíquicas y físicas hasta hacer sucumbir ante la enfermedad. Las preocupaciones cotidianas son procesos irritantes y frustrantes con los cuales tenemos que lidiar diariamente para poder conservar el bienestar. Se producen a partir de acontecimientos que quiebran la armonía interior, motivando tensiones e ideas persistentes y absorbentes que tiranizan el pensamiento, siendo casi imposible librarse de ellas. La sociedad actual ha incrementado notablemente la lista de motivos de preocupación; por ejemplo, el tener que cumplir múltiples compromisos que tenemos en la agenda, pensando que el tiempo no alcanzará, el miedo a perder el trabajo, que al salir a la calle nos asalten o secuestren, que nos podamos enfermar. En consecuencia hay preocupaciones generales y personales, que dependen de las intereses, valores o de la manera de enfrentar los hechos, en realidad, las preocupaciones son universales, no importa la cultura, el sexo o las clases sociales, lo más importante no es tanto los motivos de ansiedad, sino cuán intensos e insistentes son.

Como Controlar la Ansiedad.

"¡En lugar de preocuparse, hay que ocuparse!", las preocupaciones son como un fuego interior que cuanto más atención y esfuerzo se le dedique, más se aviva y devora la vida de la persona. En cambio, al descargar esas energías en la acción, ocupándose en resolver los problemas, se sofoca el fuego interior, hasta extinguirlo.

Un proverbio chino afirma. "Si el problema tiene solución, entonces, ¿por qué te preocupas? Y si no tiene solución, ¿Por qué te preocupas?"

¡Pase de la preocupación a la respiración! Cuando las preocupaciones lo asalten, concéntrese en la respiración, procurando respirar suave y profundamente, llevando el aire de los pulmones hacia la parte baja del abdomen, luego espire lentamente. Repita esta operación un promedio de 8 a 12 veces por minuto, durante el tiempo necesario, hasta conseguir un estado de calma y relajación.

No se deje arrastrar por las preocupaciones, generalmente son imaginarias, el 95 % de las cosas que nos preocupan nunca llegan a ocurrir, entonces, ¿para qué amargarse y mortificarse? Si la inmensa mayoría de las preocupaciones son fantasías emanadas de nuestra imaginación exaltada, lo más sensato es no atribuirles tanta importancia, y orientar el pensamiento hacia cuestiones más productivas.






Comentarios / Consultas