Positivos en Positivo

Categoría: Salud
Fecha: 13/03/2011 17:43:28
Visitas: 2154

Aplicaciones

Goodgame Big Farm

Administra tu propia granja

Goodgame Empire

Construye tu propio imperio

Partiendo de la convicción de que "hablar mucho de uno mismo puede ser un medio para ocultarse", intentaré ser breve.

Soy un hombre de 44 años, nací y siempre he vivido en Caracas, Venezuela, de signo zodiacal Tauro y Caballo en el horóscopo chino (para quienes entiendan de esta materia).

Tranquilo, sin llegar a ser apático; pacífico, sin llegar a ser cobarde, no me gustan las improvisaciones, el tener sorpresas, la prisa, el hacer las cosas contra reloj. "Detenerse, contemplar, es vivir intensamente la vida" es una de mis premisas. No disfruto tanto hablando como escuchando, sin dejar de ser una persona sensible, no soy del tipo soñador, pues creo que las fantasías no hacen mi destino.

Homosexual desde mi temprana adultez, sin orgullo pero sin vergüenza, me asumí como tal y, para sorpresa de algunos y repudio de muchos, transite por mi adolescencia. Muchos años después, el 24 de diciembre de 2004 (emblemática fecha verdad?), mi resultado de la prueba de despistaje de VIH/SIDA resulto "reactivo". Aun esperanzado de que este resultado pudiera estar errado, me realicé otra prueba conocida como westerblot, el resultado de ésta (el 27/12/2004) confirmo el veredicto, acababa de hacer consciente que era portador del virus de inmunodeficiencia humana. Ya no era sólo un "reactivo", ahora me conocerían como VIH positivo.

Ni familiares, ni conocidos, ni amigos, ni enemigos, ni propios, ni extraños conocieron mi "diagnostico", hasta el mes de enero de 2009, mi duelo fue "en solitario" hasta que, en diciembre 2008, mi organismo inmunológicamente muy deprimido recibió la desagradable visita de lo que llaman "infección oportunista", con un diagnóstico de "encefalopatía multifocal progresiva" que hizo necesario que mi hermana conociera de mi estatus de "seropositivo".

No puedo menos que seguir relatando mi historia, me lo debo, necesito este ejercicio de poner por escrito los acontecimientos que se ocurrieron desde que supe que era portador del virus de inmunodeficiencia humana.

Aquel día, aquel 24 de diciembre de 2004 no puedo ni quiero olvidarlo, no puedo porque una noticia así no se olvida, no puede olvidarse, pero sobretodo porque no quiero olvidarlo y escribirlo me ayuda.

Siempre supe por que había adquirido el virus, siempre supe con quien había adquirido el virus, atención no digo quien me transmitió el virus, aclaro que es con quien adquirí el virus, yo jamás fui forzado o sorprendido, este huésped en mi organismo es mi responsabilidad, fue mi responsabilidad adquirirlo y está siendo mi responsabilidad mantenerlo bajo control. Yo había actuado de manera irresponsable dejando que la pasión privara sobre la razón, sin precauciones jugué a la ruleta rusa y perdí la jugada. Jamás pasó por mi mente aquello del "castigo divino", por favor, Dios es amor, Dios no castiga. Tampoco paso por mi mente terminar de manera drástica con el problema, con aquel trance y con mi vida, nada más lejos de la realidad,

Aquel 24 de diciembre de 2004, pase a retirar mi resultado de la prueba de despistaje de VIH en el laboratorio de una reconocida clínica de la capital, como lo había venido haciendo anualmente aprovechando las vacaciones colectivas de la empresa en la cual trabajaba, con la diferencia de que aquel día los resultados no me los entrego la joven de recepción, como siempre había sido, al contrario me pidió esperar por un medico de turno el cual apareció y me hizo seguirlo a través del pasillo donde se toman las muestras de sangre hasta un pequeño cubículo sin puerta, escasamente con una cortina azul, una cama y una silla, allí, de pie y con una voz grave y carente de emoción me dijo "resultó positivo", eso fue todo.

En ese momento experimente en carne propia aquello que ya había leído y escuchado antes "con el corazón en la boca", en ese momento sentí que mi corazón no latía en el lado izquierdo de mi pecho, literalmente latía fuertemente en mi garganta y por apenas segundos no pude articular palabra.

Hoy estoy de cumpleaños, hoy hace 45 años que entre a este mundo o a este plano como quiera vérsele. También ya se han cumplido casi seis años y medio desde que estoy viviendo con un intruso que aunque nunca vea, si me habla, más que un dialogo es un monólogo en el que me recuerda que aunque sea clínicamente indetectable, su presencia sigue estando latente como el primer día, a pesar de que posiblemente viva mas en mi mente que en mi cuerpo, y de seguro se recrea mas en mi conciencia que en mi sangre.

Aunque hubiera preferido no tenerlo como maestro, tengo que agradecerle lo mucho que me ha enseñado durante estos años juntos; a retomar las riendas de mi vida, a sacar fuerzas de donde no creía tenerlas, y a vivir el presente como lo que es "UN REGALO". Mi vida no ha girado en torno a él, sigo riéndome, sorprendiéndome y emocionándome incluso con más intensidad que hace casi seis años y medio. Me siento más fuerte y vital que nunca y que, afortunadamente sigo siendo un gruñón al volante y un presumido insoportable.

Estos ultimos 2 parrafos no son de mi autoría, llegaron a mi buzón de entrada hace un par de años, pero son tan fieles a mi sentir que decidí compartirlas y así dar por terminado este primer contacto a través de este medio.

Seguiré escribiendo, de eso estoy seguro, ya no en primera persona, me despido no sin antes invitarlos a compartir sus vivencias no como VIH positivos, o seropositivos sino como hombres y mujeres positivos, que piensan y actúan en positivo, pues eso creo que somos, somos POSITIVOS EN POSITIVO.

Todo cuanto me rodea lo han puesto para mí, decidí no mirarlo desde la ventana sino sentarme al festín.







Comentarios / Consultas
Mel dijo:
2011-05-08 -01:27:31 hs
La verdad , es una historia de vida muy fuerte... y está bien q lo escribas para desahogarte... eso hace bien... buen post.
2011-05-20 13:43:06 hs
Hola hermano, como siempre te lo digo, lo tuyo es escribir y me encanta que lo hagas ya que esto siempre te ha permitido expresar , de manera más fácil tus sentimientos.Te quiero y estoy feliz de ser tu hermana, siempre puedes contar conmigo.
Palabras Clave:
vih